Diario de a bordo: Cruzando el Atlántico; Dia 1 - mi blog náutico

Espacio blog donde se exponen vídeos, notas de prensa, artículos y noticias relacionados con el mundo de la náutica y el mar.

5 nov. 2011

Diario de a bordo: Cruzando el Atlántico; Dia 1

Despues de dormir 3 horas, me he levantado para poder empezar con los preparativos, yo me encargo del tema del barco, reparaciones y organizarlo todo para poder estibar lo que van a traer los demás. Despues me he ido con mi tío a comprar unas almohadas ya que no teníamos y hemos aprovechado para comprar las pocas cosas personales que nos faltaban.

Estibando el Papaya



16:30h UTC (17:30h hora local), Por fin llegó la hora de zarpar, nos hemos preparado todos para sacar el barco del amarre con algo de viento que nos perjudica, pero Jerónimo, a la caña, lo ha sacado con una maniobra perfecta. Hemos pasado por el muelle de la gasolinera donde me he tenido que bajar de un salto con el barco en marcha, y he ido corriendo a las oficinas del CN para devolver la llave del vestuario donde habia dos chicas muy monas con las que no me ha dado tiempo a conversar ya que tenía que volver corriendo porque el barco seguía en marcha y he tenido que volver a subir lo más rápido posible.

Después de salir de la bocana, nos encontramos con unas olas enormes pero no incómodas porque vienen a nuestro favor, así que ponemos rumbo para dejar Lanzarote a Estribor, y Fuerteventura a babor para pasar por el norte de Gran Canaria. Ahí es cuando me voy porque ya estaba agotado y me tocaba hacer guardia a las 2:00h con mi tio Ico durante 3 horas, puesto que habia dos mareados, nos habian dejado a nosotros la guardia más dura para que los que no estaban mareados hicieran solos las menos cansinas. Nadie ha cenado porque estábamos todos reventados y ni siquiera nos apetecia preparar un sandwich que es lo más sencillo.

Primer día de navegación

Al cabo de unas horas, ya llevando un tiempo acostado, me he despertado bastante pronto y me he salido a cubierta para hacer un rato de compañía a Juan que está solo en su guardia, pero me acuesto en la cubierta porque seguía cansado y aprovecho para ver el cielo todo estrellado y con una luna llenándose, y aunque estoy medio dormido, le digo a Juan que me despierte para cualquier cosa, y así he aguantado hasta el relevo de Santi, que me he quedado un rato más porque me sabia mal que estuviese solo tambien, despues, Lolo ha salido un rato y he aprovechado para ir a mi camarote a dormir un rato más.

Pages